“Hagámonos valer , porque valemos”

Para mi escribir siempre ha sido una forma de ajustar cuenta con el mundo que me rodea , contar mi perspectiva desde mi experiencia y los kilómetros que voy acumulando en la mochila.

En el fondo está en que ; yo solo soy un tipo que cuenta historias , esa es mi labor cada semana desde hace ya unos cuantos años ya sea por este medio o por otro.

Darle a la tecla no es un talento que viene solo , también es una mezcla de disciplina y perseverancia, quizás en mi caso lo único constante que hecho en mi vida.

Lo particular de este talento, es que escribir es algo que todo el mundo sabe hacer , pero lo hacemos o al menos intentamos hacer diferente. Por eso cuando resulta que esta habilidad que se va cosechando, alimentándola con esfuerzos y años tiene que ser usada por otros , entonces tienen un precio.

Todo lo que se sale de mi “labor” , por mucho que adore escribir y ame este recurso humano para comunicarse , si escribo para otros tiene una tarifa que por su puesto hay que asumir . No me valen promesas , ni como publicidad (y menos hoy día con todo el internet presente como la puerta a un mundo ilimitado de lectores ) , ni como favor, si quieres mis letras de manera profesional hay que rascarse la cartera.

Todo está parrafada viene al caso , porque hace poco me han ofrecido escribir un libro sobre una historia personal , con todo lo que conlleva ello, que no es solo ponerse enfrente de una pantalla de ordenador y teclear , sino llevar una labor periodística y de investigación para poder contar la historia y la concordancia de todo sus sucesos dándole un empaque atractivo , con el posterior escalón de pasar por un editor , y después de ello, las miles de correcciones ya sean gramaticales , de síntesis o sentido que hay que realizar para crear un producto de calidad ,que a veces ni si quiera lleva tu firma en la solapa , como buen “ghost writer”* que me precie ( *escritor fantasma como se conoce esta figura en el mercado anglosajón , evitó decir Negro, como se conoce en la jerga española porque últimamente no estamos volviendo gilipoya con la corrección política) .

No es la primera vez que tenido este ofrecimiento para hacer algo por la gorra, sin soltar guita , ni adelantos , como si yo pudiera vivir de comer letras , comas y puntos , con muchas promesas , pero sin un duro por delante.

Y a esto vamos en este artículo de este domingo, a explicar la cuestión , a poner el dedo en la yaga, y aquel que se pique , ajos come .

Hace años leí una frase que me gustó mucho e integre en mi pensamiento : “Si algo haces bien, jamás lo hagas gratis” . Sea lo que sea , la actividad que realices , o la profesión que tengas o para lo que vales , si eres bueno , que paguen por ello. El talento para mantener su valor tiene que tener un precio ,ni tu ,ni yo podemos vivir del aire . Hagámonos valer , porque valemos .

Solo soy un tipo que cuenta historias , mis historias , si quieres que cuente la tuya, tendrás que pasar por caja.

Anuncios

“Una buena razón para escribir”

A veces, y debido al poco tiempo que dispongo, me pregunto a mi mismo porque sigo escribiendo artículos cada domingo en este blog.

Pero cuando miro a mis dos hijos pequeños y a mi ahijado, doy con la respuesta que ando buscando.

Soy aún joven, si me comparas con un octogenario , pero la vida me ha enseñado , que nunca uno ha de fiarse del número que acompaña a nuestra edad , pues tener menos no nos hace estar más seguro en estos lares , donde los accidentes , enfermedades , maldades humanas y catástrofes climáticas están a la orden del día .

Por ello ( tampoco usted , no se crea en mejor posición que yo ) no sé los Años que me queda de escribir y es por eso que escribo . Porque , aún esperanzando que sea mucho , no tengo el conocimiento de saber cuanto aire me queda por inflar en los pulmones. Y es ahí donde entra esos tres mocosos que les presenté en el principio, si todo va de forma natural ( y que así sea), ellos me sobrevivirán a mi y yo quiero dejarles un recuerdo que leer sobre mi , y que les de opción a conocerme mejor o a criticarme con más ganas , si así tienen el gusto , que libres deben ser tanto para alabar como para condenar al menda lerenda.

Por el tiempo , y por el desconocimiento de cuantos almanaques me faltan por tirar , tengo que ser cuidadoso con lo que escribo , no puedo hacerlo sobre todo y debo de ser selectivo , pues muchas cosas de las que quiero contarles , quedarán en el tintero o mejor dicho en un borrador de un archivo de un viejo ordenador.

Por eso , por ellos , y por usted si tiene la simpatía y el agrado de leerme , seguiré dándole a la tecla , no para dejar ningún legado , sino para dejar una referencia de lo que la escritura nos puede ayudar a contar una vez que ya no estemos aquí .

Ya se dice que: Polvo somos y en polvo nos convertiremos y en el mejor de los casos quedarán las letras , un par de fotos y el recuerdo.

“Aeropuertos”

Siempre me ha gustado viajar. Desde muy niño soñaba con hacerlo , de adulto lo he hecho tanto como he podido . No sé de donde viene ese sentimiento que me nace al viajar , tal vez porque de pequeño siempre me gustó Indiana Jones y quería ser un pequeño Tintin , viajar por el mundo , escribir historias , vivir aventuras y descifrar misterios .

Durante bastante tiempo el aeropuerto fue mi habitat natural , sobre todo si viajaba solo ,y la única responsabilidad que tenía era llegar a mi destino con una pequeña mochila a mi espalda.

Pero incluso hoy en día que tengo que compartir los viajes con más maletas, llenas de ropa pequeña y bastante más estrés , aún cuando se abren las puertas automáticas y veo ese cotarro de gente tan distinta para arriba y para abajo , me entra ese gusanillo por dentro.

La gente dentro de un aeropuerto siempre me fascina , me gusta mucho observar al personal , y jugar a adivinar de que nacionalidad son , a donde irán y porque viajan, es un juego que mezcla intuición, curiosidad e imaginación.

Es uno de mis lugares idóneos para desarrollar la creatividad. Para mi cada persona tiene una historia. Y puedes llegar a conocer gente bastante interesante, que posiblemente en tu vida normal nunca coincidirías.

Como aquella vez que conocí , a la típica Americana, con sudadera universitaria ,alta , ojos azules , rubia , con acento fuerte de Texas, Megan recuerdo se llamaba , estaba haciendo turismo por Europa y aprendiendo español, sería como el 2007 o 2008 , ya no recuerdo bien.

Nos encontramos en un vuelo de regreso a España , habíamos salido desde Irlanda . Era bastante agradable, a decir verdad, los yankies lo suelen ser, y aunque alguna gente lo tenga estereotipados y tenga al típico americano entre ceja y ceja , suele ser ,en contra de lo que se opina , personas bastante amables , cercanos y alegres , al menos los que yo he encontrado en mi vida. Puede ser también que a estas altura, las nacionalidades me importe más bien poco, y a la hora de establecer una conversación no tenga prejuicios con la persona que tengo enfrente para darle a la lengua .

Volviendo al asunto , resulta que la Americana era unas de las ayudantes de la campaña a la presidencia de los EEUU, de John McCain , del partido republicano y ex-Senador de Arizona , fallecido este último verano.

Es curioso , la implicación de los americanos en la política , realmente creen en ella , y realmente creen que tiene un efecto palpable para mejorar la comunidad , no piensan que poco puede influir y que todo depende de los poderes del mercado , quizás porque su país en gran parte son los mercados, y gran parte del poder en la sombra que dirige nuestras vidas parte de Wall Street .

Ella creía firmemente en los ideales positivos que tenía el partido republicano y efecto beneficioso que sería su candidato para su país.

Era una chica bien formada, culta , viajada y aunque joven , se le veía con mucha capacidad de trabajo y profesional. Estaba formada en el tema. No era política , solo tenía ideas políticas y su objetivo , la de su equipo , era que Jonh McCain se sentara en el sillón de La Casa Blanca y además le pagaban por ello.

Finalmente y a pesar del esfuerzo laboral y ritmo frenético que tuvo que poner en la campaña presidencial EEUU, ganó el partido demócrata con Barak Obama a la cabeza del asunto como el presidente electo del 2009.

La política es un entretenimiento basado en ideales abstractos que la sociedad y la educación a ido induciendo en la población, a veces con un interés positivo en mejorar la comunidad , otras , muchas veces , con un propósito de división y así crear un ambiente inestable para que, aquellos que no conocemos , ni salen en pancartas de ningún partido , y manejan todo este cotarro sentados desde sillones hechos de piel , continúen a costa del trabajo ajeno del pueblo viviendo con todos sus privilegios.

Pero, no voy a meterme este domingo en fregaos políticos , construcción social , humanismos y falsos ideales , retomemos el tema que nos ocupa hoy.

Siempre me ha gustado viajar , te da la oportunidad de encontrar en los aviones y aeropuertos gente muy variopinta que en tu vida diaria nunca encontrarías , gente como está Americana , gente diferente , o quizás , no lo sean tanto y la diferencia entre uno y otros solo sea pura azar del sitio donde naces. Al final del viaje que hicimos juntos , después de tanta política , presidentes , ideales y campañas , su anhelo definitivo era como el de todas las personas que he conocido en mi vida : Ser feliz , amar, salud y un mundo en Paz, lo deseaba para ella y para todas las personas de su alrededor.

Al final va a resultar que no somos tan diferentes y lo demás solo son excusas para diferenciarnos.

La encontré hace algunos años por Facebook , el chivato me dijo que se casó , tuvo hijos y parece sana . Parece que durante todos estos años ha conseguido en parte lo que se propuso , excepto que McCain ganara las elecciones en su momento , pero ¡que diablo! a quien le importa la política , cuando se es feliz y se tiene amor.

Me encantan los aeropuertos siempre hay gente diferente , con distintas nacionalidades , con tantas historias personales y a la vez tan iguales a cualquiera de nosotros.

“Solo por un momento”

Solo por un momento, deja de pensar en las notas de tus hijos-as, en los regalos de Reyes, en la comida de Navidad, solo por un momento, en estas fiestas, cuando mires a tu hijo o hija, piensa que podría ser cualquier otro niño sin vinculación contigo. Un niño-a  que no tiene regalos, que le han robado la ilusión, que está sufriendo la pobreza, los abusos, la violencia, la enfermedad. Piensa en un niño que es inmigrante en una tierra ajena a él y que ha cruzado todo un mar para seguir encontrando frontera donde va.

Ese momento que uses,  para mirar a través de los ojos de tus niños-as y ver en ellos los ojos de los miles de niños y niñas que sufren en el mundo quedaran para siempre grabado en tu retina. Entonces tendrás el mejor regalo que te puede regalar en estas fechas y durante toda la época del año: “La empatía con el prójimo”

Créenme cuando te digo que no somos tan diferentes, lo único que nos diferencia es la suerte de nacer en una situación u otra.  “No hay un primero los de aquí”,  porque los de aquí son los de allí, y los de allí son los de aquí.

Créenme y te lo digo por experiencia, que al final del día todas las personas buenas solo quieren ser felices, como tú, como yo, como todos los que formamos esta pequeña rueda del Universo y que cumplimos con las normas básicas de convivencia.

Ponte por un momento en el lugar del otro, y descubrirás que el otro, no es el otro, sino tú.

 

abrazo.jpeg

“Historia de un ladrón”

El chavo en cuestión, no era un tío cualquiera que como nosotros se encontraba buscándose la vida al salto de una mata, como todo el personal tan vario pinto que en aquella época emigramos allí y por azares del destino nos conocimos y convivimos por esos años.

No, él no era como el resto, él era un niño de papa, hijo de padre periodista de alto cargo, y madre que vivía de las rentas. A él no le hacía falta el dinero, el no necesitaba trabajar, no necesitaba alquilar su tiempo por 6.50 libras la hora, él se dedicaba a robar, el robaba por vicio.

Una vez me comento que algo por dentro le movía a no pagar nunca por nada, no lo veía necesario , yo tengo que estar enfermo tío, tengo que ser cleptómano o algo así colega , no entiendo como la gente paga por algo que puede llevarte sin soltar pasta – me decía con un acento pasado que sonaba a la movida madrileña –

Ya fuera cleptómano o caradura, la verdad es que era un jodido ladrón de guante blanco, al muy chungo se le daba bien practicar eso de coger sin permiso lo ajeno.

Acostumbrado al delito desde muy joven, sabía como actuar en todo momento si lo pillaban infraganti y no le temblaba el pulso, en decir en un Inglés cuasi perfecto: No me culpes a mí de algo que no he hecho, lo curioso es que en todo su tiempo allí no llego aprender ninguna otra cosa más en inglés, era lo único que sabía, y no necesitaba más.

Vi cosas de él, que hasta entonces solo había visto en las películas, desde romperle un palo de billar en la  cabeza y no tumbarle (si está usted leyendo correctamente un palo de billar) –tengo la cabeza jodidamente dura– me decía,  hasta apostarse que saldría con la ropa puesta de un maniquí de una tienda de ropa (Lo hizo y la verdad que fue divertido verlo como lo conseguía) , hasta robar una mesa montada del área de exposición de Ikea saliendo por la puerta como si la cosa no fuera con él.

Lo que le cuente a usted es poco,  la realidad siempre supera la ficción.

En lo personal, con su padre no tenía relación alguna desde la separación con su madre ,creo que incluso escuché que llegaron a meterse mano. Por otro lado, a su madre la llevaba por el camino de la amargura, Mama si te viene alguna citación o multa no firmes nada –le exigía cuando hablaba con ella por teléfono-

Había estado relacionado un tiempo con el movimiento OKUPA, por supuesto no por ideales, sino por vivir debajo de un techo por toda la jeta.

Cuando nos conocimos en Londres, a través de un amigo íntimo, estuvo conviviendo con nosotros en la misma casa. No era un tío que cayera mal, de hecho era agradable, eso sí, a pesar de ser un mangante de categoría nivel master con barra libre,  era también una de las personas más tacañas que he conocido en mi vida, nunca tuvo el detalle de invitar a la peña ni tan siquiera a una pinta, quizás tambien, porque nunca llevaba ni un pavo en el bolsillo como el mismo contaba.

En España ya tenía casa en propiedad, se rumoreaba que (y se dé buena tinta que puede ser cierto)  hace algunos años atrás, cuando hacia alunizaje con una banda que se dedicaba a reventar escaparates de joyerías y robar coches a toda pastilla. Habían dado un buen golpe, cuando estos hijos de putas de diferente costal, agrupados en un grupo dedicado a la delincuencia profesional, habían robado un furgón de esos que transportan bastante guita de no sé cuántos negocios.

Una de las anécdotas más “graciosa” que recuerdo de él, fue cuando un distribuidor de raquetas de pádel contacto con él vía eBay, para saber cómo conseguía que las raquetas de la misma marca y misma calidad que las que este distribuidor vendían, tuvieran un precio tan bajo y tan competitivo. Lo que no sabía este pobre hombre de negocio, es que este tío con nombre de apóstol, se había estado afanando cantidades inexplicables de raquetas de pijos (Como el las llamaba y las cuales decían era un buen negocio)  de varios Corte Inglés de España.

Ahí donde lo veías con una cara parecida a los dibujos de Alvin y las ardillas, y especificando más , a la de jersey verde, que tenía pinta de ser más tonto que listo, era un tío bastante peligroso.

Una vez paseando juntos le comenté que a pesar de que con todo nuestro grupo era “buena gente”, a mi, particularmente , me parecía  un completo hijo de puta, el sin rechistar y con una sonrisa socarrona , me dijo: –Es verdad Pájaro , soy un completo hijo de puta, no te voy a decir que no, siempre lo he sido, y creo que ya no voy a cambiar-. Tenemos suerte de tenerte de “nuestro lado” dije.  Sonrió, y ni  si quiera puso un mínimo esfuerzo en excusar su comportamiento.  No tenía ni ideales, ni era un Robin Hood, ni un antisistema, aquella forma era su forma de vida, la única que concebía para seguir respirando, le iba la adrenalina, pintar trenes, robar, meterse en peleas, todo tipo de líos y sobre todo no pagar nunca, jamás pagó ni un céntimo para contribuir a nuestro alquiler de la casa, a pesar de que todos malvivíamos como podíamos hasta fin de mes.

Cuando dejó de vivir en nuestra casa, y después de una noche que salimos de fiesta y creo una gran pelea con un negro segurata de unos dos metros y picos, y no menos ciento treinta kilos de peso, decidí dejar de coincidir con él en las salidas nocturnas y ahí un poco le perdí la pista.

Lo último que sé de él, es que cuando hace unos años regreso a España, lo detuvieron en el mismo aeropuerto, por motivo de unas multas de conducción estratosféricas acumuladas, impensable para los mortales comunes, y por alguna causa más pendiente con la justicia.

Desde entonces no he sabido más de él, pero estoy seguro de que se las apaña bien para seguir mangando allí donde esté, quizás podría meterse en política, así al menos estaría protegido ante la ley por mucho que robe.

fotonoticia_20180529184033_640

“Una vida dedicada a la maqueta de Cádiz”

Quizás haya pasado por encima como noticia local , por eso desde la humildad os hago eco de una información que ha pasado ciertamente desapercibida para los estamentos municipales. 

El museo de las Cortes de Cadiz es un referente en el ámbito cultural de Cádiz , la maqueta que en su interior alberga en la segunda planta es uno de los iconos de nuestra ciudad. 

A estas alturas a nivel local , pensar en este museo y en la conservación de su maqueta siempre nos acude a nuestro imaginario un apellido: Pájaro, apellido como bien sabido , también muy vinculado al mundo de la Semana Santa. 

Desde hace más de 85 años este apellido está relacionado con el salvaguarda de esta entidad. Tanto por Manuel Pájaro , como su hijo Jose Luis posteriormente , han dedicado , desde su posición de conserje , una vida eminentemente dirigida a trabajar por y para este Museo , en años donde la conservación y los medios disponibles no eran como los que hay actualmente.

El caso de Jose Luis, además es curiosamente particular , nacido literalmente en el museo en 1950, y viviendo al igual que su padre en la casa colindante hasta hace poco más de un año, edad donde alcanza su jubilación y deja una posición donde por primera vez en cerca de 90 años no habrá una continuación del apellido Pájaro , cuidando lo que tanto Jose Luis como Manuel , han llamado el “tesoro de Càdiz”.

Ahora , es fácil , pasear por el museo y ver el estado impecable que tienen las instalaciones , pero aquellos que tienen mayor edad o mejor memoria  , sabrán que no siempre fue así , y que esta familia Pájaro , ha sido participe del crecimiento y la mejora que en ello habido. Este caso es muy especial, a nivel municipal, ya que tanto Padre como Hijo , jamas han considerado el ejercicio de este oficio como un trabajo , sino como un deber para la ciudad de Cádiz y sobre todo la maqueta ha sido como parte de su familia, de ahí sus mimos , eterna lucha y especial cuidado de cada una de las piezas.

Por eso , y ahora que Jose Luis, la familia Pájaro, se retiran sin dejar una continuidad , que a todas luces hubiera sido beneficiosa , es de recibo el reconocimiento público , para una figura que tanto ha luchado por un elemento clave de la ciudad. 

Su dedicación es tal , que incluso desde su retiro , aún hoy en día ha sido un activo partícipe de la conservación de la maqueta, acudiendo a la llamada del director para las actuaciones de desmontajes y restauración que se ha terminado hace no más de un mes. José Luis no ha dudado en extender su mano experimentada y ayudar , en el lugar donde durante más de 40 años ha sido su hogar.

El museo seguirá abriendo sus puertas cada día , y la maqueta seguirá luciendo su  esplendor , pero entre todo ello, a partir de ahora faltará  un hombre clave en su historia , José Luis Pajaro Llamas. 

Desde aquí aquellos que lo conocemos , y como Gaditano, enviamos nuestro agradecimiento y admiramos su dedicación en toda su trayectoria , de este funcionario que tanto a dado y tan poco se le ha reconocido en su retiro. 

José Luis Pájaro Llamas, en el desmontaje de la ultima restauración de mantenimiento de la maqueta de Cádiz. José Luis , ha sido conserje del Museo Iconográfico de Cádiz durante más de 44 años.

“La lluvia cae sobre el bueno y el malo”

La lluvia cae sobre el bueno y el malo , nada se salva de ella . El destino siempre tiene la forma de alcanzarte . Por más que corras , por más que huyas , por más que luches , tarde o temprano la lluvia juzgará tus días. 

Este  mundo pasa y tiene final . El fin del mundo llegará y el fin de nuestras vidas también ,probablemente   llegará lo Segundo Antes que lo primero. 

Ya sea por Fe , creencias , por buenas intenciones o humanidad , cada pequeña cosa que hagamos en esta “corta existencia” nos da la oportunidad de saber que es estar vivo y que significa morir, nos permitirá aportar algo positivo a los que posteriormente nos sustituyan para seguir un recorrido de una tierra que aprendimos, no es el centro del universo y que nosotros somos aún menos el eje  solitario por el que se mueve el cosmo. No sé  si estamos solos o no, pero lo que si seguro es, es que no somos lo más importante de la galaxia. 

Hay muchas formas de vivir , tantas como personas hay en el mundo , cada uno , sin ser especial , tienes su perspectiva sobre ella, algunos tienden la mano para ayudar al prójimo  , otros empujan hasta incluso enterrarlos antes de tiempo.

Pero la muerte nos iguala a todos  y aunque a veces no haga justicia por la forma en que algunas buenas o inocentes personas abandonan este mundo , cuando el corazón deja de latir y la sangre no llega al cerebro , en ese mismo instante empatamos como seres vivos. 

Nacemos abriendo los ojos y morimos cerrándolos . Y eso lo sabe hasta el más hijo puta de lo seres humanos , la lluvia cae sobre todos , buenos y malos. Y el destino siempre tiene la forma de alcanzarnos. Nadie vive eternamente y todos pagamos la deuda de estar vivos.

Tan simple como un día dejar de respirar , y otra historia desconocida quizás comience y nos someterán al juicio final, por más que corras , por más que huyas , por más que luches, quizás pagaremos todas nuestras faltas y aciertos. Ya sea en el recuerdo de los demás o en otra vida tal vez . 

La lluvia cae sobre todos y el destino siempre encuentra la forma de alcanzarnos.

“De los niños también se aprende”

Estamos hablando de hace casi unos trece años atrás. Ha pasado mucho tiempo, y casi de un tímido soplido aquella época ha quedado atrás. Pero aún, como si fuera ayer, cierro mis ojos, y puedo evocar el recuerdo de nuestro primer encuentro.

Tenía yo como unos veintitrés años, llegaba a la comunidad de Madrid siendo casi un niño, un niño que cuidaría de otros niños. Mi oficio entonces: Educador de menores. Mi objetivo personal: Primordialmente salvaguardar la felicidad de aquellos que de alguna forma otro se lo habían arrebatado. Llegué para cambiar el mundo, pero el mundo casi consiguió cambiarme a mí.

Cuando eres joven, eres por antonomasia idealista, crees que tienes el poder para cambiar el transcurso de la historia y cambiar el destino de la humanidad. Es así, todos los que ahora peinamos algunas canas, hemos pasado por esa época.

En aquel centro de menores al pie de la montaña, aprendí la primera lección que me daría la vida (una de tantas que me tenía preparada de mi estancia allí, a golpes y porrazos): Al contrario que otros “afortunados”, me enseño, que no nací para hacer cosas grandes (son pocos los que nacen para esos menesteres), sino que nací para hacer cosas pequeñas, casi insignificantes, y demostrar que pueden ser tan importante como las grandes.

Me ubicaron en un hogar, con una Jefa, que terminó siendo más que una amiga, familia, y con siete menores con diferentes personalidades y problemas.

Desde el primer día que llegue, en otro hogar diferente, con otra educadora, había un niño de casi cuatro años, que llamó especialmente mi atención: Lucas (Nombre ficticio por motivos obvios)

Aquel niño, era diferente, desde el principio, y aunque no era mi responsabilidad encargarme de él, hubo una conexión especial entre ambos. Siempre que podíamos, pasábamos tiempo juntos, Finalmente, después de mucho rogar, tuve, y gracias a la lucha de mi “Jefa de hogar” con el director del centro, la suerte de poder reagruparnos en la misma casa.

Siempre lo suelo decir a mis allegados cuando sale el tema: La primera vez que me sentí padre, fue cuando tuve la fortuna de convivir con aquel pequeño niño, un ángel caído del cielo, pura transparencia, inocente, pero rematadamente inteligente, de aspecto débil pero profundamente fuerte. Aprendí mucho de él, tanto, que me prometí a mí mismo, que el día que tuviera un hijo, llevaría su nombre, como pago de una deuda pendiente por agradecer todo lo que me dio y enseñó en aquellos años que compartimos.

Pero el tema no termina aquí, tenía una hermana , muy pequeña, era un bebe, perdonen mi mala memoria, no recuerdo exactamente los meses que tendría, pero sería algo así como 15 meses arriba o abajo,  vivía en una casa destinado exclusivamente a bebes. Recuerdo que cada tarde, la recogía, para reagruparla con su hermano. Ambos, eran tremendamente felices juntos en esos instantes, como si supieran que algo que no era normal ocurría en sus vidas y estaba allí por un motivo que aunque aún no entendían, lo sufrían.

Aquella felicidad que era momentánea, porque horas más tardes tenían que volverse a separar,  fue para mí unos de mis tantos objetivos que me marque en mi estancia por aquellos lares del centro de la península. Así que empecé de nuevo una lucha por reagrupar estos dos hermanos (entonces muy difícil, porque el centro tenía como regla que los bebes no vivieran fuera de las casas dedicadas exclusivamente para ellos). Por supuesto para tal asunto, volví a involucrar a la que entonces era mi jefa, y que tanto igualmente me he enseñó del oficio de educador.

Volvía yo de unas vacaciones de Navidad desde mi tierra, justamente después del día de Reyes, mi Jefa de hogar, antes de llegar , me escribió un mensaje diciéndome que tenía una sorpresa para mí, no dijo nada más, ni me otorgó ninguna pista.

Al abrir la puerta de madera de aquella casa, encontré en la sala el recibimiento siempre caluroso de los menores que tenía a mi cargo, pero aparte de todos los niños/as y adolescentes, que ya no eran siete sino ocho, vi a un miembro más; Era la hermana de Lucas. La mejor sorpresa de todas.

Por aquella época, sentí, que tenía mi familia completa. Hay una anécdota muy curiosa, que explica muy bien el carácter de Lucas, de una extrema bondad para un niño de su edad y en su situación. Antes de irnos a la escuela, después de desayunar, nos sentábamos todos en la sala, viendo, un poco los dibujos antes de irnos, los mayores cada uno se sentaba en su habitual sitio, y yo me sentaba en un sillón individual, Lucas, siempre se sentaba encima mía (era el más pequeño de la casa), así era cada mañana después de desayunar.

 Cuando apareció su hermana a escena, él, sin que nadie le dijera nada, se retiró, de sentarse a mi lado, y paso a sentarse en el sofá de más plazas, junto a los mayores (adolescentes), para que su hermana pudiera sentarse conmigo. Nunca, y por más que pase el tiempo, olvidare este detalle, porque este detalle, explica muy bien qué tipo de niño era, y en qué tipo de adolescente se ha convertido hoy en día.

No sé, si en todos los menores, que en su tiempo tuve bajo mi responsabilidad, deje algún enseñanza significativa que le haya valido para su vida actual, pero sí sé, que tanto este pequeño niño como su hermana bebe, marcaron para mí el inicio de un sentimiento que años más tarde volví a tener, y además cumplí la deuda contraída en su momento como agradecimiento.

Para mí el encuentro con ellos (sin menospreciar a otros, que también marcaron mi vida) crearon unas emociones y cariño en mí, antes nunca conocido. Fueron para mí, y aunque no fueran de sangre, mis primeros hijos, unos hijos muy especiales, que me enseñaron, que siempre hay un gran motivo para seguir adelante, para luchar y sobre todo para no desfallecer por hacer el bien.

 Aunque el mundo se torne oscuro, siempre habrá un niño con bondad que pueda cambiarlo. Porque las pequeñas cosas, aunque minúsculas, pueden hacer que el mundo sea un lugar mejor, al menos el que nos rodea, aunque ese gesto sea ceder tu lugar en un sofá a quien crees más necesitado de amor. La generosidad y bondad no solucionan la maldad en el mundo, pero crean menos pobres de corazón.

En mi memoria os mantengo, tanto a ti como a tu hermana, y mi eterna gratitud, porque a pesar de los malos momentos por los que llegamos a cruzar los destinos, pudimos sacar de ello algo positivo: Una conexión que durara toda la vida, aunque no nos veamos, hasta el fin de mis días, ahí os mantengo en mi corazón, y contento de que ahora seáis “felices” y hayáis salido adelante gracias sobre todo a vuestra abuela que tanto ha luchado por vosotros, de casta , le viene al galgo dicen.  

image

“Cuando alguien pierde mi respeto”

No soy persona que me deje llevar por primeras impresiones , y he aprendido a ser tolerante y compresivo con aquellos que se hacen respetar o son respetables. Llego a tal nivel , que tengo la objetividad de respetar al enemigo,  si el enemigo es digno. 

Por otro lado , si por algún motivo , pierdes mis respeto , es también difícil de recuperar .

Para perder esa posición “privilegiada“ , puede ocurrir de varías maneras : una de ella , la mas reseñable para mi , es cuando la persona implicada no asume sus errores , ya sea por soberbia o poca humildad , eso le resta muchos puntos a su favor

La ceguera por orgullo es unas de las características  más destacable en las personas que pierden mi total respeto. No permitir otras opiniones , no dialogar, no debatir , no argumentar con lógica , no tener sentido común y perder la lucidez en casos donde la importancia de tenerla va por encima de las victorias personales. 

Perder mi respeto no significa el fin de la relación que podamos mantener pero si el inicio para que empiece a tener una visión real de lo que la otra persona es , eso marcará hasta donde me puedo fiar o cual es el límite que ofrecer por mi parte. 

Personalmente  en un principio el respeto lo regalo a cada uno sin pedir nada a cambio, pero si lo pierdes , entonces tendrás que ganártelo , y aseguro que no es tarea  fácil , en una persona que lleva tantos kilómetros y decepciones a su espalda.

El respetable no sólo debe de parecerlo , debe de serlo y actuar como tal. Si además de todo ello eres una caradura/o , bien disfrazada y te descubro , difícilmente ya lo recuperarás . 

“La importancia de tener tu propia voz”

La manipulación es algo que a día de hoy, no nos extrañas pero que sin embargo dejamos que ocurra. Periódicos, noticias, televisiones, periodistas, políticos, empresarios e incluso nosotros mismos en nuestras redes sociales o conversaciones, lo hacemos constantemente, y siempre con un interés personal, a veces positivo, otras muchas veces negativo.

Llegar al otro, pero conseguir que el otro piense lo que tú quieres.  Se hacen cambios, se alterar cosas, se obvian datos interesadamente para conseguir un fin determinado.

Titulares engañosos, noticias que manipulan la información, estadísticas que mientes, whatsaap virales, políticos que engañan en sus declaraciones, y gente que escribe artículos que no son informativos sino opinativos.

Por eso es tan importante hoy en día tener tu propia voz, engullir toda la información, pero ser capaz de deglutir que es real de lo que no, que es importante de lo que no, y que esta manipulado y que no.  Solo así de esta forma, con una propia voz, basado en unos propios pensamientos reflexionados, podremos evitar (a groso modo) la manipulación constante a la que estamos sometidos.

Solo la objetividad , y el sentido común , nos salvará de ser unos meros instrumentos de la maquinaria manipulativa social política y el exceso de información no veraz a la que estamos continuamente sometido en esta suciedad , perdón quería decir sociedad, disculpen el error , pero la diferencia es solo una letra.